seguridad

Por qué la ciberseguridad es más necesaria que nunca

11 deMayo, 2020

escrito por

OneIt

“A medida que la pandemia continúa causando estragos en la salud mundial, la economía, la política y los sistemas sociales, hay otra amenaza que ha pasado desapercibida en el espacio digital: el riesgo de ciberataques que están a la caza de nuestra creciente dependencia en las herramientas digitales y lo incierto de la crisis”. Así explica el World Economic Forum (o Foro Económico Mundial) en un artículo su posición respecto a la que consideran una de las cuestiones más preocupantes de nuestros días. La ciberseguridad importa y es aún más necesaria, si cabe.

Recordemos que esta misma institución colocó los ciberataques como una de las principales amenazas mundiales en términos de impacto en su Mapa de Riesgos Globales de 2020, donde también se incluyen otros como los desastres naturales o las enfermedades infecciosas.

 

Panorama de los riesgos globales 2020 (WEF)

 

Aunque los sectores vinculados a la tecnología y la ciberseguridad son perfectamente conscientes de esto, y lo llevan advirtiendo desde el comienzo de la crisis, no es aún una realidad para todo el mundo. Algo que puede conllevar que se baje la guardia, especialmente en períodos críticos.

 

Durante estos días se han ido sucediendo distintas noticias que aludían precisamente al aumento de los ciberataques. Una de las más comentadas ha sido el aviso por parte de la Policía Nacional de que un ataque masivo mediante correos electrónicos estaba dirigiéndose a centros sanitarios con el objetivo de “romper” sus sistemas informáticos durante la pandemia del coronavirus. Estos e-mails, como tantas otras veces, incluían un adjunto malicioso diseñado para inutilizar el equipo que infecta. 

Lamentablemente, será uno de muchos casos que se irán sucediendo a lo largo de los días, porque siempre ha habido quien aprovecha el río revuelto para pescar. Y detrás de estos ataques no hay “hackers”, como algunos medios siguen afirmando incorrectamente, sino cibercriminales. Criminales, al fin y al cabo. 

Por descontado, las propias instituciones que trabajan en este terreno han advertido ya sobre la seriedad del asunto y trabajan contrarreloj para protegernos, formarnos e informarnos. 

Cuanto más se sube, más fuerte la caída
En el artículo del World Economic Forum mencionado, sus autores, Algirde Pipikaite y el profesor Nicholas Davis, desarrollan tres motivos principales para argumentar por qué efectivamente el momento en el que nos encontramos la ciberseguridad es más relevante que nunca.

En primer lugar, explican que la enorme dependencia que tenemos de la infraestructura digital aumenta también el coste de que nos falle. “En una pandemia de esta escala, la dependencia de las comunicaciones digitales se multiplica. Internet se ha convertido en el canal de interacción humana, y la principal manera de trabajar y apoyarnos los unos a los otros”, subrayan sus autores.

Y es que, ahora más que nunca se está demostrando el poder de la tecnología, tanto a nivel personal como profesional. En el ámbito corporativo aún más si cabe, haciendo ver a muchas empresas que aún eran reticentes que el teletrabajo sí es posible. 

 

El problema de la situación actual en la que millones de personas dependen de la tecnología, es que un ciberataque se lleve por delante la infraestructura informática de una organización o el dispositivo de una familia. 

La tecnología es el hilo que nos mantiene unidos, y la ciberseguridad se encarga de que no se rompa. No podemos ni imaginar cómo sería vivir esta situación sin poder apoyarse en la red y las tecnologías, por lo que debemos cuidar y proteger aquello que nos mantiene conectados.

Por otro lado, el propio cibercrimen se aprovecha del miedo y la incertidumbre que genera la pandemia de coronavirus. Siempre ha sido así. Una parte fundamental del éxito de los ciberataques suele provenir de encontrar vulnerabilidades humanas, para así penetrar en los sistemas. 

La publicación subraya que en una situación de crisis como la actual, especialmente larga, “las personas tienen a cometer errores que no habrían hecho en otro contexto”. 

Pero además, también es necesario mencionar en este punto la relevancia e influencia de la desinformación. Y, por qué no, de la sobreinformación. Las personas no solo estamos sometidas a un mayor estrés en muchos sentidos, sino también a una mayor oferta de información. Algo que parecía imposible dada la cantidad de información recibida hasta ahora. En cualquier caso, tener la capacidad de detectar qué es cierto o legítimo de la marabunta de comunicaciones que recibimos se convierte en una tarea muy complicada.

Y en tercer lugar, porque lógicamente, al aumentar el tiempo que las personas estamos conectadas a internet, se incrementan las probabilidades de que ocurra un incidente. De que hagamos clic sin pensar en ese enlace malicioso del que hablábamos antes.

En este aspecto, mantener en forma nuestros hábitos de prevención online es también más importante que nunca. Hay muchas cosas que podemos hacer desde nuestras casas que no requerirán conocimientos técnicos, ni siquiera una gran inversión. Tan solo son unas costumbres que ir adquiriendo, y cuándo mejor que ahora para empezar. 

Los expertos informáticos y en ciberseguridad están dejándose la piel para mantener las infraestructuras a flote y alejadas de ciberdelincuentes y cibercriminales en la medida de lo posible. Pero necesitan apoyo, y depende de todos nosotros. Siendo conscientes de la importancia que esto tiene y ayudando a mantener la red segura también estamos poniendo nuestro granito de arena. 

 

Referencia:

https://bitlifemedia.com/2020/03/por-que-la-ciberseguridad-es-mas-necesaria-que-nunca/